El Octavo Arte, la moda en la sociedad contemporánea

Viernes, 06 de octubre de 2017

María Fidalgo Casares | Publicado en ZENDALIBROS.COM

Contrariamente a lo que ocurre en el ámbito francés, angloamericano o italiano, no existía una obra en español que se acercase al fenómeno de la moda desde una perspectiva intelectual, Frente a los textos clásicos de Roland Barthes o Gilles Lipovetsky en Francia, Fred Davis y Valerie Steele en Estados Unidos, no disponíamos en la bibliografía española de un ensayo a la altura de esos textos traducidos del francés o el inglés.

El Octavo Arte. La moda en la sociedad contemporánea, editado por Hércules Ediciones del escritor y catedrático gallego José María Paz Gago ( Celanova 1960) ha venido a colmar sobradamente esta laguna. Y lo ha hecho recurriendo a las perspectivas iluminadoras de la filosofía y la antropología, la sociología o la semiótica en un análisis caracterizado por la solvencia y el rigor, pero también la  imaginación.

Un ensayo tan brillante y clarificador como profundo, plagado de referencias y homenajes literarios, que supone un valioso intento de desentrañar las claves de un fenómeno tan paradójico y apasionante como la vertiginosa evolución de los estilos en el vestir.

Frivolidad versus condición artística

La obra, tras unas palabras del diseñador Modesto Lomba de Devota y Lomba, se inicia con un interesante prólogo en el que Paz Gago desvela sus intenciones: desmontar la tradicional percepción negativa de la  moda como manifestación frívola, pasajera, superficial, efímera…

El autor demuestra que encierra innegables valores históricos, sociales, culturales y artísticos, todos ellos derivados de su naturaleza estética. Para ello, recurre a una argumentación sólida y convincente que bascula desde la condición artística de las grandes creaciones de la Haute Couture a las intensas relaciones de la moda con la pintura, la escultura o el cine, a la vez escaparate e inspiración. Tampoco olvida la complicidad de este neófito Octavo Arte con las artes del espectáculo y su presencia cada vez más frecuente en Museos y Galerías de Arte.

\”Pintura y poesía, teatro y cine, escultura y literatura, música y danza se funden en las propuestas siempre originales de la más provocadora moda vestimentaria.\”

Pas Gago afirma que una creación original de Alta Costura, expuesta en una pasarela de valor arquitectónico singular o en las vitrinas de un espacio museístico de prestigio, alcanza la condición de  pieza única dotada del aura benjaminiana, como un lienzo barroco o una escultura ática. Con la exuberancia y plasticidad de su estilo, el autor gallego describe algunas de esas grandes creaciones de la couture consideradas por él como obras maestras de la historia del arte moderno y hoy convertidas en mitos: el Robe aux Lys, una de las últimas creaciones del fundador de la dinastía Worth, el célebre y muy novelístico Delfos de Fortuny, el vestido Chimère de Paquin, la creación surrealista Lágrimas de Schiaparelli, la abstracción geométrica del Mondrian recreado por Yves Saint-Laurent, el sorprendente vestido Sirena de Charles James o el Hortensia de Christian Lacroix.

El catedrático de la Universidad de La Coruña expone además cómo el sistema de la moda ha sabido integrar las diferentes formas de expresión artística en los desfiles, su propio espacio de exhibición. Pintura y poesía, teatro y cine, escultura y literatura, música y danza se funden en las propuestas siempre originales de la más provocadora moda vestimentaria  y consiguen difundir con eficacia sus novedades.

La moda como revolución: Del pantalón al bikini y la minifalda

Pero no sólo se hace énfasis en este libro en el carácter artístico de la moda, sino que se expone también su esencia social y hasta revolucionaria. Las grandes revoluciones de la liberación de la mujer se habrían hecho a través del vestido. Así, se nos cuenta cómo en 1890 un decreto de la República Francesa condenaba a penas de prisión a la mujer que usase pantalones; decreto  que no será derogado hasta veinte años más tarde, cuando se suprimen las penas de privación de libertad pero se mantienen multas económicas para la mujer que infrinja esa prohibición.

El autor de El Octavo Arte narra con particular amenidad la liberación femenina que se produce a mediados del siglo XX, cuando aparecen prendas como el bikini, la minifalda o el tejano. El exiguo bañador de dos piezas fue creado por un ingeniero diseñador de automóviles que no conseguía modelos para presentarlo en sociedad; finalmente, una bailarina de strip-tease accedió a mostrar la escandalosa prenda en una piscina parisina y su uso se generalizó gracias al cine,  tras ser lucido por Brigitte Bardot en algunas de sus películas. No menos escandalosa resultó la minifalda, cuya creación se disputaron diseñadores franceses e ingleses; se toleró su uso con un determinado largo, por lo que los gendarmes franceses se paseaban por las calles con una cinta métrica para comprobar que las jovencitas no subían demasiado el vuelo de la seductora prenda.

\”Quizás lo más original del volumen es la división en diferentes épocas de esta historia de la moda trufada de interesantísimas referencias literarias y filosóficas.\”

Para su análisis sociológico y semiológico del universo fashion, Paz Gago parte de una perspectiva histórica imprescindible, ofreciéndonos una sugestiva y vibrante historia de la moda en los dos últimos siglos. En su opinión, el fenómeno sólo puede darse a partir de la Revolución Francesa, cuando son abolidas las leyes suntuarias propias del Antiguo Régimen y se reconoce la libertad del individuo para vestirse a su gusto.

Una original y fascinante división cronológica con referencias literarias

Quizás lo más original del volumen es la división en diferentes épocas de esta historia de la moda trufada de interesantísimas referencias literarias y filosóficas, de Balzac y Carlyle a Benjamin, pasando por Baudelaire, Wilde, Galdós, Pardo Bazán, Simmel, Truman Capote, Spencer, Wilde, Nietzsche, Flügel, Zola, Proust, Barthes, Baudrillard, Althusser o Lipovetsky

Los escritores realistas sabían mucho de vestuario y accesorios, tal como reflejan en sus novelas, llenas de novedades y curiosidades. Doña Emilia Pardo Bazán, por ejemplo, en una de sus narraciones hace visitar a su personaje  —sosias de ella misma— el taller parisino de Jeanne Paquin, haciendo creer no sin ironía muy gallega que era un hombre, dato que ha despistado a los pardobazanistas ignorantes de la verdadera naturaleza de una de las primeras creadoras de alta costura de la historia.

A Galdós tampoco se le escapan los más mínimos detalles sobre las  ruinosas actividades de las fashion victims, personajes femeninos que pueblan las novelas realistas. Expone como nadie la fuerza de seducción de la moda en una curiosa descripción de una de aquellas fatídicas damas que apareció en una fiesta completa y turbadoramente vestida de rojo: Era un demonio celestial, el ángel del asesinato, serafín que había encargado a Worth un vestido hecho con brasas del infierno…

\”El Octavo Arte. La moda en la sociedad contemporánea es un libro, en suma, original y audaz, escrito con un estilo ágil y brillante que permite leer este ensayo como si de una novela de aventuras se tratase.\”

Tras la génesis de la moda (1780-1830) y de la alta costura (1830-1880), José María Paz Gago propone con audacia denominaciones sui generis, de sonoridad muy francesa, para las posteriores etapas: Art-à-porter (1880-1930), de la Belle Époque a los felices 20; Prêt-à-porter (1930-1980) cuando se inicia la producción industrial de confección de moda en la postguerra europea y se afianza la sociedad de consumo; Trend-à-porter (1980-2000) con la aparición del star system formado por diseñadores y top models, con la moda determinada por las tendencias; Net-à-porter (2000-actualidad) en la que la moda, transfigurada en marca, navega como pez en el agua por el ciberespacio generando lo que Lipovetsky llama la sociedad del hiperconsumo, estrechamente ligada al fenómeno del fast fashion.

El Octavo Arte. La moda en la sociedad contemporánea es un libro, en suma, original y audaz, escrito con un estilo ágil y brillante que permite leer este ensayo como si de una novela de aventuras se tratase… de esa aventura seductora y apasionante que es la moda.

Una aportación indispensable desde el ámbito hispánico a la reflexión intelectual sobre un fenómeno cada vez más importante y más presente en lo que el autor llama la sociedad postcontemporánea. Veamos si la audaz propuesta nominal, el Octavo Arte, obtiene el favor de instituciones, medios y lectores para bautizar definitivamente a la actividad sublime que practicaron Chanel, Fortuny, Dior, Balenciaga, Galliano o Armani.

José María Paz Gago Celanova 1960, es doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo y catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Universidade de A Coruña. Premio de periodismo Pérez Lugín 2004 y Premio Internacional Cartago de Poesía 2011.Secretario general de la International Association for Semiotic Studies (IASS).  Entre sus publicaciones: La recepción del poema. Pragmática del texto poético (Kassel, Reichenberger, 1999), La máquina maravillosa. Tecnología y arte en el Quijote (SIAL, Madrid, 2006), finalista del Premio Nacional de Ensayo, o La revolución espectacular. El teatro de Valle-Inclán en la escena mundial (Castalia, 2011).

En el campo de la moda: Moda y Seduçao (Estaçâo das letras e cores, Sâo Paulo, 2016) y es coautor de un manual para el estudio del diseño de moda en Iberoamérica (Universidad Autónoma de Colombia, Bogotá, 2016).

Como poeta ha publicado Manual para enamorar princesas (SIAL, Madrid, 2005), Guía de lugares inexistentes (Pigmalión, Madrid, 2011) y Wha(ts)Appa. Piropoemas para mensajes de móvil (Pigmalión, Madrid, 2013). Su poesía ha sido traducida al francés, inglés, alemán, árabe, macedonio, rumano e italiano.

Lunes, 06 de Julio de 2015

COLPISA | Publicado en Diario de Navarra

Alegre, feliz, vitalista y sentimental. Así es como se define Pablo Pineda (Málaga, 1974), conferenciante, actor ganador de la Concha de Plata del Festival de San Sebastián y primer europeo con síndrome de Down en lograr un título universitario. Estos días está de enhorabuena porque presenta su segundo libro, \’Niños con capacidades especiales: Manual para padres\’ (Hércules de Ediciones), con el que busca sensibilizar a la sociedad para conseguir una igualdad que a día de hoy queda un tanto lejana para este colectivo. Sorprende su sensatez, su capacidad de razonamiento, su conocimiento exhaustivo de la actualidad y de la condición del ser humano. Pero ¿por qué sorprende? Pues, tristemente, por los prejuicios que todavía existen en la sociedad sobre la discapacidad, a la que él le gusta llamar \”capacidad especial\”. Precisamente son estos prejuicios prácticamente los únicos que le sacan de su estado habitual de felicidad. \”No sufres por ser Down, sino por las ataduras que te pone la gente\”, explica

Pablo tiene un sueño, que defiende por activa y por pasiva: lograr que \”nosotros no seamos noticiables\”. Él solo pide ser uno más, hacer una vida como cualquier otro: trabajar, entrar a un bar o a una discoteca, pasear con una novia. sin que resulte extraño

Para lograrlo, Pineda ve fundamental integrarse en el mercado laboral y para ello pide a las empresas que exijan tener gente con discapacidad.

\”Nosotros podemos aportar alegría, empatía, una sensibilidad distinta, esa transparencia y ausencia de maldad que la gente no tiene.\”, se atreve a decir. Carga sobre sus espaldas con el peso de saber que él ha abierto un camino y que detrás de él hay un colectivo de chicos con síndrome de Down para los que supone un ejemplo. Y no solo los chicos, sino también los padres, que se fijan en él para la educación que han de dar. \”Eso me da mucha responsabilidad, porque sé que dependen un poco de mí. Es lo que me obliga a no decir que no a nada\”. Y ahí está, sin parar, de ciudad en ciudad y país en país dando conferencias a través de la Fundación Adecco, escribiendo libros, concediendo entrevistas e incluso protagonizando una película, \’Yo también\’, papel por el que le concedieron en 2009 en el Festival de San Sebastián la Concha de Plata. \”Que te pongan en la terna de mejor actor con Ricardo Darín y Robert Duvall y ganes tú. ¡Guau, es lo más!\”, explica todavía con cierta emoción

Y es que la clave de su éxito reside en no ponerse límites. Se lo enseñaron desde pequeñito sus padres, al confiar en él exactamente igual que en sus tres hermanos: le enseñaron a leer también a los 4 años, le matricularon en la misma escuela pública y le educaron para que desarrollara una gran autoestima y se creyera capaz de todo

Ante la pregunta de si es plenamente autónomo, responde con total acierto: \”Siempre fallamos en algo, siempre nos falta algo\”. Pero sostiene que, desde luego, cada vez es más independiente.

Ha roto con muchas barreras, muchas de las que se consideraban inalcanzables para personas como él, pero admite que no ha logrado romper con los prejuicios sociales que todavía existen. \”El gran problema es que el síndrome de Down desde que se levanta hasta que se acuesta tiene que estar demostrando todo el día que puede. Nadie te da una oportunidad, tienes que ir tú a pedirla. Nadie te dice \’sí puedes hacerlo\’; al contrario, eres tú el que tienes que decir: \’Perdona, yo sí lo puedo hacer\’\”, se lamenta. Dentro de su gran sueño de integrarse con normalidad en la sociedad, defiende la educación de su colectivo en escuelas públicas porque \”la especialización tiende al aislamiento\”. Sabe que no es el camino más fácil, porque estás más desprotegido, quizá menos cuidado, pero tiene el \”aliciente\” de que estás interactuando, relacionándote con los demás. \”Si tú separas a un grupo y lo juntas con ellos, creas un gueto, lo aíslas totalmente de la sociedad\”, explica. Como modelo, él mismo: \”Si yo hubiera ido a un colegio especializado, no habría hecho todo lo que he hecho, estaría en un taller ocupacional o algo así\”. Este diplomado en Magisterio también se muestra muy crítico con el hecho de que \”hoy haya hijos a la carta\”. \”El gran problema es que con la amniocentesis puedes decir lo quiero o no. Y todo el mundo elige tener un hijo normal porque es más fácil\”. Por eso, aunque \”sin juzgar a nadie\”, invita a las madres a que \”piensen bien lo que van a hacer\” antes de tomar la decisión

Ejemplo de superación, admite que el futuro le da respeto, pero no le asusta. \”Solo hay que ir poco a poco\”. Ésa es su filosofía, la que le ha llevado tan lejos, hasta donde muchos nunca hubieran imaginado. Los prejuicios están para romperlos.

Comparte este post

Shopping Cart
Scroll to Top
Scroll to Top