Descubierta una bodega monumental durante los trabajos de ilustración de una nueva obra de Hércules

bodega pantocc81n h - Descubierta una bodega monumental durante los trabajos de ilustración de una nueva obra de Hércules

El cuidado y el rigor han sido siempre dos de los principios de Hércules Ediciones y de sus colaboradores en la preparación de todas sus obras. El último ejemplo lo tenemos en los esfuerzos realizados para obtener fotografías que aporten luz a una obra sobre el monacato gallego que está preparando y cuya ilustración corre a cargo del fotógrafo José M. Salgado, desde hace años vinculado a los proyectos de la editorial.

En su afán de aportar imágenes inéditas para estos volúmenes, llegó a oídos del fotógrafo la existencia de una bodega abandonada, relacionada con un convento o monasterio, en las tierras lucenses de Pantón. El dato se lo facilitó Francisco Javier González Díaz, empleado de dicho Ayuntamiento, quien ayudó a nuestro fotógrafo desde el primer momento en la realización de imágenes en los distintos monasterios del municipio (Atán, Eiré, Ferreira, Pombeiro…).

Aunque los primeros días no pudieron visitar el lugar por problemas de tiempo, finalmente Salgado y González Díaz acudieron a visitar el edificio, abandonado y rodeado de maleza, contiguo a la iglesia parroquial de San Martiño de Pantón. La sorpresa de José M. Salgado fue mayúscula al acceder a la edificación: una enorme bóveda de cañón de más de treinta metros de longitud, perfectamente ejecutada y en cuyos sillares eran perfectamente visibles diferentes marcas de cantero. Sin duda, la bodega de mayor monumentalidad de Galicia si exceptuamos las de algunas abadías y grandes monasterios.

Aunque la primera impresión llevó a Salgado y a González Díaz a pensar en una bodega medieval, las posteriores indagaciones sitúan la construcción de esta bodega única en el siglo XVI, como parte de un convento dominico, hoy desaparecido, del que formaba parte también la contigua iglesia parroquial.

El Ayuntamiento de Pantón ofreció a Salgado la posibilidad de pronunciar una charla-conferencia sobre este descubrimiento y, cuando trataba de documentar la edificación, se produjo la segunda sorpresa, pues sus pasos lo llevaron a relacionar a los constructores del claustro renacentista de la abadía de Samos, el puente de Monforte de Lemos y esta singular bodega de Pantón.

Las marcas de cantero de la bodega y las del claustro samoense coinciden en buena medida, así como la fecha de ejecución, mediados del siglo XVI.

Se da el caso excepcional de que el jefe de obras del claustro de Samos dejó un autorretrato, así como los —en opinión de José Salgado— posibles retratos de otros maestros canteros que participaron en la obra, esculpidos en los medallones del ángulo suroeste del claustro. Rodeando el autorretrato, figura la siguiente inscripción: “Pedro Rodriguez, Natural de Monforte”. Un caso rarísimo en la península Ibérica, donde los maestros de obra que firman su obra en ese tiempo y en los siglos anteriores (casos como los del Maestro Mateo…) son muy escasos.

La noticia de este “descubrimiento” de Salgado ha sido divulgado en diversos medios de comunicación (La Voz de Galicia, El Correo Gallego, Telecinco…) y supone un ejemplo más del trabajo concienzudo de este fotógrafo y de todos cuantos trabajamos en esta editorial, tratando siempre de aportar valor añadido a nuestras obras, que cuentan con el aval de haber sido escritas por los mejores especialistas de cada campo académico. Un orgullo.

Comparte este post

Shopping Cart
Scroll to Top
Scroll to Top