Ve la luz el Premio Asubío de Novela, voz de la infancia y la juventud excluida

[vc_row][vc_column width=\”1/4\”][vc_column_text]

Viernes, 16 de abril de 2021

M.C.| Publicado en La Voz de Galicia

[/vc_column_text][vc_btn title=\”Enlace a la Noticia\” style=\”flat\” shape=\”square\” size=\”sm\” i_icon_fontawesome=\”fa fa-external-link\” add_icon=\”true\” link=\”url:https%3A%2F%2Fwww.lavozdegalicia.es%2Fnoticia%2Fcultura%2F2021%2F04%2F16%2Fve-luz-premio-asubio-novela-voz-infancia-juventud-excluida%2F0003_202104G16P33991.htm||target:%20_blank|\”][/vc_column][vc_column width=\”3/4\”][vc_column_text]Nueva iniciativa pionera de la Fundación María José Jove -la última alumbró hace tres semanas el primer museo 100 % virtual de España-, esta vez tejiendo alianzas con Hércules de Ediciones y a través de la creación literaria en su empeño por combatir la exclusión. El primer Premio Asubío de Novela Infancia y Juventud por la Inclusión vio la luz este jueves en A Coruña con una dotación de 10.000 euros -una cuantía «extraordinaria», según reconoció la escritora y miembro del jurado Espido Freire- y una palabra para nombrarlo, Asubío, «moi bonita, galega e unha palabra cargada de simboloxía», contó Laura Rodríguez, directora de Hércules, porque «realmente o que queremos facer é xustamente captar a atención e poñer o foco nos problemas» de violencia y desaliento que sufren los niños y adolescentes en riesgo de exclusión, apuntó.

La convocatoria, que cuenta con respaldo de la Xunta, tendrá carácter bienal y aspira a generar «conocimiento social» sobre una realidad desterrada a los márgenes del mundo que aquí, apuntó Felipa Jove, presidenta de la fundación, ocupará el centro, el marco, el tema o la ambientación de las narraciones a concurso. Hasta el próximo 30 de septiembre podrán enviar autores de cualquier nacionalidad o residencia los originales, escritos en castellano o en gallego.

El fallo del jurado se hará público el 15 de diciembre en la sede de la Fundación María José Jove y en mayo del año 2022, «un mes unido tradicionalmente ao mundo do libro en Galicia», celebró la editora, la novela galardonada se publicará en castellano y gallego en la colección Sin fronteras de Hércules de Ediciones. La empresa coruñesa donará el 5 % de las ventas de ejemplares a la labor social de la fundación.

El jurado está compuesto, además de por Espido Freire, Felipa Jove y Laura Rodríguez, por la profesora e investigadora ad honorem de la Universidade de Santiago Blanca Ana Roig Rechou; Armando Requeixo, investigador y secretario científico del Centro Ramón Piñeiro; José António Gomes, escritor y profesor universitario portugués; y Miguel Conde-Lobato, escritor, director creativo, productor y realizador de cine publicitario.

En los criterios de selección, las bases de la convocatoria apuntan a obras que aborden contenidos relacionados con la discapacidad, los sistemas de reforma, medidas de reeducación, menores extranjeros no acompañados, niños en sistema de protección social o entornos familiares con alcoholismo o drogodependencia. En el auge de la autoficción, «historias que siempre han deseado escribir los escritores y que a lo mejor nunca se han atrevido a contar», invitó Espido Freire.

S07N9055 - Ve la luz el Premio Asubío de Novela, voz de la infancia y la juventud excluida
La escritora de raíces gallegas Espido Freire (Bilbao, 1974)SANDRA ALONSO

Espido Freire: «A veces las niñas no solo no pueden huir del círculo de la marginalidad, sino que deben perpetuarla»

Espido Freire paseó ayer por Riazor, a poca distancia de la casa familiar, y por unas horas consiguió recuperar «cierta sensación de normalidad» en medio del «desgarro» de la pandemia. Después asistió a la presentación del primer Premio Asubío de Novela, de cuyo jurado forma parte, y defendió la capacidad de la literatura para hablarle al individuo, también niño, frente a la etiqueta y lo colectivo.

-¿Qué relación encuentra entre la exclusión y las mujeres?

-Los más excluidos de los excluidos tienen que conjugarse en femenino porque tienden a ser niñas. Y cuando estas niñas crecen no solo están más expuestas a la violencia sexual que los varones, que también la sufren, sino que además son responsables de los cuidados y de transmitir el concepto de honor y la ética normalizada dentro del grupo. Muchas veces no solo no pueden huir del círculo de la marginalidad, sino que deben perpetuarla, son responsables de la continuación de esa misma marginalidad.

-El rol no se rompe.

-Las reticencias sociales siempre estuvieron ahí y dentro de ese rol estaban incluidas virtudes como la paciencia, la abnegación, el silencio o el sacrificio, que ahora no entendemos como tales, sino como mantenedoras de una situación injusta.

-¿La exclusión es invisible?

-El gran problema con los niños tiene que ver con asuntos que no se ven, que están ocultados. Y tienen mucho que ver con los tabús que como sociedad no hemos resuelto: el abuso sexual, la enfermedad mental, el abuso de poder, de quien tiene dinero y se convierte en modelo de referencia para niños que comienzan a trapichear o para chicas que comienzan a prostituirse. Cuando el dinero no está bien repartido y los modelos de éxito están deformados lo que estamos produciendo es una sociedad profundamente desigual en la que los modelos de comportamiento carecen de ética. Y eso lo podemos ensalzar a través de grandes producciones audiovisuales, pero también a través de lo que se muestra en las redes y los ejemplos que ven en los barrios

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comparte este post

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Shopping Cart
Scroll to Top
Scroll to Top