Los cafés de París

París cuenta con una serie de establecimientos singulares que centralizan la vida social de los barrios, sus famosos “cafés”: puntos de encuentro, de conversación, de inspiración y creación, pero sobre todo de socialización. Lugares en los que se puede comer y beber, pero sobre todo se interactúa con los demás mientras se deja que el tiempo pase…

Muchos de ellos tienen, además, despacho de tabaco… y de gran variedad de productos, como billetes de metro y tarjetas telefónicas de prepago.

La esencia de París puede verse cualquier día de la semana en estos establecimientos, fácilmente identificables porque siempre cuentan, de forma visible, con un cartel que indica lo que venden: “bar tabac”.

bar tabac - Los cafés de París

Esa es la fuente de inspiración que llevó a Silvia García a dar nombre primero a su blog y ahora a su libro: Bartabac.

Y podría decirse que Bartabac rezuma esencia parisina: moda, buen gusto, elegancia, orden, calidad, perfeccionismo, belleza… ¿No opináis lo mismo?

A la vista de estas imágenes, que corresponden a algunas presentaciones de su libro estas Navidades, Silvia se ha traído un trocito de París a estos lares atlánticos…

unic3b3n fotos bartabac - Los cafés de París

 

 

Dice Ágata Sala en un artículo titulado “París huele a libro”, que:

\”Saint-Germain-des-près es probablemente el distrito más literario de París. En el corazón del distrito VI, la pequeña plaza Sartre-Beauvoir pretende recordar a dos de sus vecinos más ilustres, dos asiduos del mítico (y ultracaro) Café de Floré. Allí, el autor de La náusea escribió la terrible frase: «el hombre está condenado a ser libre».

Y junto al Floré, otro café literario que en sus inicios fue una tienda de ultramarinos, Les Deux Magots, donde se podía ver a Verlaine, Rimbaud, Mallarmé, Hemingway o Prévert. Hoy día turistas e intelectuales lectores de Libération ocupan las butacas de este café.

(…)

No lejos de allí se encuentra el café más antiguo de París, Le Procope, fundado en 1686. Decorado con mobiliario de los siglos XVII y XVIII, este local histórico, reconvertido en un prestigioso restaurante, puede presumir de ser la cuna del enciclopedismo. «En París hay un local donde se aprecia el café de tal modo que otorga inteligencia a los que lo toman», escribió Montesquieu en sus Cartas persas refiriéndose a este mítico establecimiento. Diderot, Rousseau, d’Alembert o Voltaire fueron algunos de los autores que debatieron y escribieron en este local, que años después vio nacer las ideas revolucionarias de Robespierre y frente al cual se instaló la Comédie Française\”.

Si hay \”un libro que huele a París\”, ése es el libro de Bartabac, cuyas páginas llenan de magia viajera nuestros sueños.

Bon apétit! Bonne lecture!

parc3ads bartabac - Los cafés de París

 

 

Comparte este post

Carriño da compra
Scroll to Top
Scroll to Top